Salud

Visualización: ¿técnica milagrosa para reducir el estrés?

Pin
Send
Share
Send
Send


Visualizar una situación placentera puede desencadenar los mismos efectos relajantes fisiológicos que en realidad ocurrieron. Y funciona. Incluso si los investigadores en neurociencia cognitiva no pueden explicar el fenómeno, ven sus resultados. "Con sus 100 mil millones de neuronas y conexiones neuronales, el cerebro es muy complejo ...", agrega el psicólogo.

Gracias a los avances en las imágenes cerebrales de resonancia magnética, se ha demostrado que mientras una persona visualiza un movimiento físico (por ejemplo, en una pista de esquí), se activan ciertas áreas de su cerebro. Sorprendentemente, estos son los mismos que cuando el cuerpo se está moviendo.

Este importante descubrimiento conquistó al profesor Luc Proteau, del Departamento de Kinesiología de la Universidad de Montreal, la utilidad de estas técnicas para todo tipo de aprendizaje.

"La visualización no solo se aplica al rendimiento de alto nivel", explica, "Al prepararse para una entrevista de trabajo, alguien puede usarla muy bien para ser fácil. En las preguntas, serán las mismas áreas de su cerebro que se solicitarán en el momento de la entrevista, por lo que obtendrá un seguro y la entrega será mejor ".

Lea también: ¿Cómo crear un retiro de yoga en casa?

La técnica requiere un poco de esfuerzo: un entrenamiento de 10 a 15 minutos, de tres a cinco veces por semana. "Es más fácil practicar la visualización con un entrenador experimentado, que superará las dificultades durante el aprendizaje", dijo Claude Sarrazin, quien tiene una larga carrera con atletas y entrenadores. De la misma manera que la meditación, la hipnosis o el biofeedback, las técnicas de imagen mental son uno de los medios utilizados en el campo terapéutico. "El programa de preparación mental de un atleta siempre es individualizado", dice el psicólogo, "e incluye una combinación personalizada de diferentes herramientas, incluida la visualización, la respiración, la gestión del pensamiento, la motivación y la planificación de objetivos".

De hecho, la visualización es un tipo de simulador que mejora una técnica, una secuencia de gestos, pero también sus propias reacciones a situaciones que causan estrés, por ejemplo. La técnica funcionará si construimos el escenario correcto.

Primero debemos ser capaces de reconocer cómo reaccionamos ante el estrés. Esto puede incluir tensión en los hombros, dificultad para respirar, el deseo de estar solo, pérdida de autocontrol, miedo o agresión. O pensamientos negativos que nos asaltan, "nunca llegaré allí, no puedo hacerlo", o un diálogo interno salpicado de reproches antes, durante y después de la situación estresante.

"Entonces, debemos tomarnos el tiempo para determinar cuáles son sus necesidades en esta situación específica y encontrar las imágenes correctas, las palabras correctas, las buenas emociones, los buenos comportamientos que nos ayudarán a construir el escenario de reprogramación adecuado", dice Claude Sarrazin .

No es malo hacerlo solo, en el caso de actividades mundanas como manejar su estrés de conducción. Por otro lado, siempre es aconsejable un seguimiento con un psicólogo, debido a los matices y los factores que entran en juego en una situación de estrés o ansiedad.

Claude Sarrazin sugiere a aquellos que no pueden ver imágenes mentales pasar por sensaciones y emociones. O para usar la imagen de una puerta, un punto de luz que se mueve o una manzana.

"Cuando se trata de visualización, hay que encontrar la puerta de enlace o las puertas más efectivas e ir gradualmente", dice.

De archivo: Getty

Dos ejercicios de visualización mental.
Reduzca el estrés (15 min) Siéntese, respire hinchando el abdomen y cierre los ojos. Siente que la calma te invade. Imagina la suavidad del aire que entra en tus pulmones y en tu cuerpo. Toma conciencia de tus tensiones mientras continúas respirando profunda y calmadamente. Repita: "Estoy en plena posesión de mis medios, puedo relajarme, dejo que mis pensamientos pasen como nubes en el cielo y me alejen". - Claude Sarrazin, entrenador de la técnica de visualización mental.

¿Actor o espectador?
"Podemos adoptar dos perspectivas en la visualización mental: ser un actor o un espectador. En la primera, nos imaginamos haciendo un gesto o una acción. Esta visión subjetiva hace posible sentir las sensaciones sensoriales y físicas. Somos espectadores de la acción. Esta visión objetiva permite observarse sin sentir emociones. Esta perspectiva se usa a menudo para el análisis y el aprendizaje ". - Luc Proteau, especialista en aprendizaje y control movimiento humano

Lee también: Meditación que sana.

Pin
Send
Share
Send
Send